Archivos Mensuales: julio 2012

El paraíso de la de Bringas

En el centro de Madrid conviven los locales más modernos con los más antiguos, las últimas tendencias con el apego a la tradición. A muy escasos metros de la Puerta del Sol, todavía existe un puñado de comercios de principios del siglo pasado que siguen ofreciéndonos todo tipo de artículos indispensables y fundamentales para la vida moderna: cintas, pasamanería, pedrería, cuentas, plumas, madroños, pompones, borlas, encajes, puntillas, hilos, cordones, flecos, bordados, etc.

            

En torno a la plaza de Pontejos y a la calle del Marques Viudo de Pontejos – caballero gallego que fue corregidor de esta la muy antigua, noble y coronada villa de Madrid y que  entre sus muchos méritos están ser el fundador de la primera caja de ahorros de España, germen de la tan vapuleada y vilipendianda Bankia, de terminar el Paseo de la Castellana y de haber implantado la numeración de las calles en 1835, ordenando colocar carteles con el nombre en sus extremos – se encuentran diversas tiendas dedicadas a la venta de todo tipo de accesorios de labores, mercería, bisutería y telas. Un auténtico paraíso para  “la de Bringas” galdosiana.

 

Nuestras madres siempre lo tuvieron muy claro. Cuando de pequeños nos hacían ropa o tenían que arreglar alguna prenda, en Pontejos tenían lo que necesitaban. Confiaban plenamente y sabían a ciencia cierta que allí encontrarían esas rodilleras con la cara de Mickey Mouse para el peque de la casa, la pasamanería para el vestido de la boda, los botones del abrigo de los domingos… Era un hecho cierto que si no lo encontraban en Pontejos, no existía.

De entre todas las tiendas de la zona destacaría a tres:  la Comercial Amparo, fundada en 1916, llama la atención por su colorida fachada de cristales pintados con bellas damas y por la soberbia escalera de madera de su interior. El Almacén Pontejos, de 1913, es mucho más discreto, conserva la decoración típica en madera de los comercios madrileños del principios del siglo XX. Los Almacenes Cobián son los mas nuevos, los mas grandes y, también, los mas feos de los que hay en la zona.

Según leía en una entrevista realizada a los propietarios del Almacén Pontejos, parece ser que es uno de los pocos sectores que todavía no se ha visto gravemente afectado por la dichosa crisis que nos aplasta. En cierto modo, los productos de mercería se han visto favorecidos en sus ventas, ya que la gente recicla, cambia y cose sus propias prendas. Ya lo adelantaba en unos de mis primeros artículos, confeccionarse uno mismo la ropa está de moda.