Archivo de la categoría: Historia

El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella

La mayoría de las esculturas que hay en Madrid son monumentos que embellecen la ciudad o, al menos, lo intentan con distinto resultado…, son objetos conocidos por todos por su forma pero a menudo desconocidos por su significado. Construidos para perpetuar la  memoria de un personaje o de un hecho histórico, o bien para representar una idea o unos valores, en realidad raras veces consiguen su objetivo.

Un claro ejemplo es la escultura titulada El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella.Con este evocador nombre se identifica al monolito de cemento blanco que hay en la Plaza del Museo Reina Sofía. Obra de Alberto Sánchez, fue encargada por la II República para el pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937, en plena Guerra Civil.

La pieza que actualmente vemos es una copia realizada en 2001 siguiendo los bocetos y la maqueta de la obra original, que no sobrevivió a la Exposición. En el pabellón, diseñado por Sert y Lacasa, también se expuso el Guernica de Picasso, reflejo de los dramáticos momentos que se estaban viviendo.

Este monolito evoca a una figura humana, de cuyas manos surgen dos símbolos cargados de significado: una paloma y una estrella roja de cinco puntas.

      

La escultura es un canto al optimismo, a la superación de los problemas. Creada en un clima de hostilidad, dolor y tristeza, intenta reflejar la esperanza de que siempre hay un futuro, aunque no se vea claro.

Qué bonito significado para una escultura que pasa desapercibida y que sigue teniendo un mensaje muy vigente, sobre todo en unos tiempos tan difíciles como los actuales. También ahora el pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella.

 

La primera guardería

Cada vez estoy más convencido de que  todo está ya inventando, simplemente que ahora se le da otro barniz. ¿Quien pensaría que el concepto de conciliación de vida laboral y familiar es una idea decimonónica?

Reina María Victoria

Un ejemplo de una de las primeras actuaciones encaminadas a facilitar que las mujeres pudieran conciliar trabajo y familia es la creación de la primera guardería. Inaugurada en 1872, es el primer centro de este tipo creado en Madrid y en España. Bajo el patrocinio de la Real Casa, la reina María Victoria dal Pozzo della Cisterna “La Virtuosa”, esposa del rey Amadeo I, fundó el Asilo de Niños de Lavanderas.

Esta guardería estaba situada en frente de la Estación del Norte, en plena Glorieta de San Vicente, muy próxima a las riberas del Manzanares donde se encontraban los lavaderos de la Villa. En este asilo las lavanderas podían dejar a sus hijos menores de 5 años para que fueran atendidos por las Hijas de la Caridad, mientras ellas trabajan. En la guardería se les cuidaba, educaba y alimentaba.

Durante la Guerra Civil la guardería fue destruida y no fue hasta la decada de los años cuarenta cuando la Dirección General de Regiones Devastadas, sobre terrenos cedidos por el Ayuntamiento, contruyó el nuevo edificio, sito en la esquina entre el Paseo Imperial y el Paseo de Pontones, también en una zona próxima a la ribera del Manzanares. A partir de entoncés pasó a llamarse Albergue María Cristina y dependía de la Dirección General de Beneficiencia y Obras Sociales del Ministerio de Gobernación. 

Con el paso del tiempo y los avances tecnológicos la profesión cayó en desuso, desapareciendo también la guardería. En su lugar hoy está la sede central del IMEFE y Casas de Oficios.

Viriato, Viriato, fue…

Siguiendo con la serie de calles y personajes ilustres, hoy toca el turno a Viriato.

Viriato (muerto en 139 a. C.) fue un caudillo hispano (Portugal y España se disputan su lugar de nacimiento) que hizo frente a la expansión de Roma en Lusitania, territorio que comprendía el actual sur de Portugal y buena parte de Extremadura y sur de Castilla-León.

 

Roma, cansada de las humillaciones y derrotas a las que le sometía el caudillo lusitano, ideo un plan para acabar con Viriato. Por medio de un pretexto vano, se convocó a una embajada lusitana en territorio romano, donde se le ofreció a los 3 embajadores y lugartenientes de Viriato (Audax, Ditalco y Minuro) una suculenta recompensa a cambio de la cabeza de su jefe. Como por diñero el perro baila, terminaron asesinando a Viriato mientras dormía. Días después, cuando fueron a Corduba, para reclamar el pago de su recompensa, el cónsul Servilio Cepio ordenó la ejecución inmediata de los tres embajadores, espetándoles a la cara la frase inmortal “Roma no paga a traidores”.

 

Personalmente, me gusta mucho más la historia que se inventó Ramón López-Montenegro y de Frias Salazar

EXAMEN DE HISTORIA

-¿Don Lucas Prada y Regato?
(Se aproxima un mozalbete)
……………………………
A ver, lección diez y siete.
Viriato, ¿quién fue Viriato?

-Viriato, Viriato, fue…
un monarca anglosajón.
Hijo del gran Cicerón
y de la bella Friné.

A la muerte de Tiberio,
en el sitio de Crimea,
Viriato entró en Zalamea
y se encargó del imperio.

Contrajo allí matrimonio
con la princesa lombarda
Mesalina, hija bastarda
de Indívil y de Mandonio.

y, nombrando mariscal
de su ejército a Selín,
derrotó al general Prim
en los campos del Transvaal.

Esto hizo que Carlos V,
con Palafox y Alcibiades,
penetrara en Tiberiades
persiguiendo a Chindasvinto,

y el monarca visigodo
fue vencido en Alcuneza,
donde perdió la cabeza,
que es como perderlo todo.

Mientras tanto, en Palestina,
contáronle algo a Viriato
de su esposa y Mauregato
y repudió a Mesalina;

y, en poco menos de un mes,
firmó en Londres una alianza
con el Duque de Braganza
y un primo de Cabasés,

puso cerco a Port Arthur,
descubrió la Patagonia
y se casó en Macedonia
con “madame” Pompadour.

Lord Wellington que veía
estas cosas con enojo,
quiso cruzar el mar Rojo
y apoderarse de Hungría,

para cuya expedición
contaba con Polavieja,
con Juana la Beltraneja
y con Cristobal Colón.

pero como Abderramán
le debía el califato
a un sobrino de Viriato,
apostó junto a Milán

una escuadra poderosa
al mando de Caracalla,
y les venció en la batalla
de las Navas de Tolosa.

Viriato pagó al califa
tan señalado servicio
dándole un trono fenicio
que le tocó en una rifa,

y luego obsequió a Boabdil,
en los campos de Montiel,
con una casa-cuartel,
para la Guardia Civil.

En esto, la Pompadour,
que se encontraba en Armenia
enferma de neurastenia,
llamó a Tolosa Latour,

y aunque el doctor hizo alarde
de ser hombre diligente
cuando pulsó a la paciente
era demasiado tarde.

Su muerte afligió a Viriato
y le hizo vestir de luto
y hasta crear un tributo
que se llamó “inquilinato”;

y harto de tanta viudez,
dijo a la esposa de Eurico:
“Te llevaré a Puerto Rico
en un cascarón de nuez”

Mas, renunciando a la vida,
fue en un camión de Garruste
al monasterio de Yuste,
donde falleció enseguida.

Ustedes al ver el modo
de expresarse el colegial
pensarán que salió mal…
Pues se equivocan del todo.

Al terminar su “labor”,
dijo el presidente a Prada:
-No está usted conforme en nada
con ningún historiador;

pero, como a mi entender,
de todo cuanto le oí
si no ha sucedido así,
pudo muy bien suceder,

mientras de un modo patente
se demuestra, hay que aguardarse.
Conque puede retirarse
(¡¡y le dio sobresaliente!!).

Por cierto, fijaros en el escudo de Madrid que aparece en la placa de la calle. Otro día os hablaré del dragón alado…

María Cristina me quiere gobernar…

Una de las estatuas más bonitas que hay en Madrid es la dedicada a la reina María Cristina de Borbón. Escultura inaugurada en 1893 y que, como no podía ser de otro modo, es obra de Mariano Benlliure. Pero ¿Quien fue la reina María Cristina Borbón-Dos Sicilias?

Hija, esposa y madre de reyes, fue un personaje controvertido que convivió con escándalos a lo largo de su vida, tanto en lo personal como por sus tejemanejes políticos.

Entró en la historia de España de la mano de su tío Fernando VII (con el que se llevaba 22 años), conviertiéndose en su cuarta y última esposa. Tras la muerte del rey es proclamada reina Gobernadora como madre de la futura reina Isabel II, pero tras 7 años de regencia fue depuesta y desterrada. Aunque volvió a España tras la mayoría de edad de Isabel, con el tiempo fue vuelta a condenar un par de veces más al destierro y, de hecho, falleció en su exilio de Francia.

El gran escándalo de su vida fue casarse a las 4 meses de fallecer el rey en un matrimonio morganático con un sargento de su guardia personal, Agustín Fernando Muñoz y Sánchez. A pesar de que el matrimonio se mantuvo en secreto para que la reina no perdiera la regencia, fue difícil acallar los rumores que circulaban sobre sus embarazos. ¡Tuvieron 8 hijos! 

Como muestra de sus injerencias políticas, destaca su participación en el intento de restauración de la monarquía en Ecuador, a petición expresa del presidente ecuatoriano Juan José Flores. Este plan consistía en que su hijo primogénito, fruto de su matrimonio con el Marqués de Riánsares, Agustín Muñoz y de Borbón, se convirtiera en Príncipe de Ecuador y con el tiempo instaurar también la monarquía en Perú y Bolivia, uniendo a los tres países bajo una sola nación a la que llamarían Reino Unido de Ecuador, Perú y Bolivia. Cuando estaba todo organizado, el presidente ecuatoriano Juan José Flores fue despuesto por la revolución Marcista trucándose los planes de la restauración monárquica.

Ruben Darío

Una de las muchas cosas que me encanta de París es que las placas de los nombres de las calles incluyen una pequeña reseña bibliográfica de la persona a la que están dedicadas. Que cosa más simple y, sin embargo, que gran idea.

Ayer por la tarde me acordé de París al pasar por la Glorieta de Rubén Darío. Intenté hacer memoria de quien era Rubén Darío, pero, además de que fue un gran poeta del cambio de siglo poco más podía recordar que el comienzo de su famosa Sonatina:

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa  de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

Menos mal que siempre tendremos la Wikipedía:

Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío (Metapa, hoy Ciudad Darío, Matagalpa, 18 de enero de 1867 – León, 6 de febrero de 1916, fue un poeta nicaragüense, máximo representante del Modernismo literario en lengua española. Es posiblemente el poeta que ha tenido una mayor y más duradera influencia en la poesía del siglo XX en el ámbito hispánico. Es llamado príncipe de las letras castellanas.

Fue el primer hijo del matrimonio formado por Manuel García y Rosa Sarmiento…