Gracias al Duque del Arco

A 19 km desde la Puerta del Sol, en pleno Monte de El Pardo, se encuentra una gran finca agrícola de 32 hectáreas, propiedad de Patrimonio Nacional, que alberga uno de los jardines históricos más desconocidos de Madrid.

Para situarnos históricamente nos tenemos que remontar a principios del siglo XVIII, cuando el Duque del Arco, Alonso Fernández Manrique de Lara y Silva, Toledo y Vicentelo de Leca, conde de Montenuevo, Fuensaldaña y Montehermoso, adquirió una casa de labor llamada la Quinta de Valderodrigo con una gran finca de producción agrícola, ganadera y forestal, donde construyó un pequeño palacio y jardines de recreo. En un principio el entorno del jardín eran viñedos, pero han sido sustituidos por olivos y frutales.

En el  palacio, de una planta y bajo cubierta con buhardillas, destacan las decoraciones murales de papel pintado, el mobiliario, pinturas y alfombras de época de Fernando VII e Isabel II. Actualmente se utiliza para eventos institucionales.

 

El jardín se construyó sobre el cauce de un arroyo para que hubiera agua suficiente para las fuentes y estanques. Está compuesto por 4 terrazas unidas por escaleras, gradas y rampas estructuradas en torno a un claro eje de simetría roto por las dos magníficas coníferas – Wellingtonias – que fueron plantadas en la segunda mitad del siglo XIX, durante el reinado de Amadeo I. En la planta más alta se construyó una gruta, que actualmente tiene una verja de 1978, con el texto “Reinando Juan Carlos I Viva” (Esta finca estuvo muy unida a la actual Familia Real ya que se puso a disposición de los Príncipes de España para audiencias oficiales)

El jardín es el resultado de la mezcla entre elementos compositivos del jardín clásico francés, como son los parterres y los juegos de agua,  elementos espaciales del jardín italiano, como es su delimitación paisajística, y rasgos hispánicos, como la falta de conexión entre el palacio y el eje principal del jardín.

En vez de situarse en el centro del eje de simetría, sobre la gruta de la terraza superior, debido a una corriente de agua subterránea que por allí discurre, el palacio se tuvo que construir sobre una loma lateral, desde la que hay unas estupendas vistas del Monte de El Pardo.

Cuando el Duque falleció en 1745, sin descendencia, su viuda, María Ana Enríquez de Cárdenas, Condesa de la Puebla del Maestre y de Montenuevo, donó la finca al rey Felipe V, quien la incorporó al Real Sitio de El Pardo.

Os recomiendo ir dentro de un par de semanas cuando esten en flor las glicinias (las wisterias de “Mujeres Desesperadas”), que recubren las barandillas de la primera terraza.

Anuncios

Siglos de azúcar

En pleno centro de Madrid, a poco metros de la Puerta del Sol, escondida entre calles bulliciosas y animadas por bares y restaurantes, está la calle del Pozo. Según cuenta la tradición, el nombre le viene de un pozo que exitía en la zona y que era famoso por los fenómenos misteriosos que se producían desde que se arrojaron dentro las reliquias de unos santos. Uno de esos misterios de los que puede enorgullecerse la ciudad son los dulces que salen cada día del horno de La Antigua Pastelería del Pozo, situada en el numero 8 de esta pequeña calle peatonal.

Fundada en 1830, con el nombre de ‘Horno de la calle del Pozo’, se mantiene tal cual, con su estética decimonónica de paños de madera haciendo de contras, con su caja registradora repujada y bruñida, de esas que ya solo se ven en las películas.

La pasteleria destaca por sus hojaldres (salados y dulces), por sus roscones de reyes, disponibles durante todo el año, y por sus turrones.

Un par de calles más allá, la competencia la pone Casa Mira, que es famosa por sus dulces navideños, especialmente por su turrones artesanales, que, según comentan, son los mejores de España… de Jijona, de Alicante, de coco, de avellanas,  guirlache, etc. Fundada unos años más tarde que la pastería El Pozo, 1855, se encuentra en la Carrera de San Jerónimo 30.

Madrid cultiva y produce

¿Cuantas veces nos quejamos de que los tomates no saben a nada? ¿O de que los filetes son pura agua? ¿Quién no ha notado la diferencia de sabor al probar los huevos del pueblo?

Por suerte para nuestra salud y para nuestro paladar, el movimiento de productos ecológicos está experimentando un importante auge en España. Según datos de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, somos el segundo país europeo productor de alimentos ecológicos, por detrás de Alemania, y el octavo del mundo. A pesar de esos buenos datos, el consumo nacional no llega al 1%, ya que  se exporta el 85% de la producción. Todavía estamos muy lejos del 5% de países como Alemania, Francia o Italia.

Aunque el 1% es un porcentaje todavía muy escaso, este movimiento se va asentando en la sociedad y se nota en los nuevos comercios de productos ecológicos que se están abriendo en los últimos meses: fruterías, tiendas de delicatessen, restaurantes… Un buen ejemplo del repunte de este sector es la iniciativa que se viene desarrollando desde el mes de julio en la Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid: cada primer sábado de mes se organiza un mercado con productos de primera calidad procedentes de ganaderos, agricultores y artesanos de la Comunidad. Se eliminan los intermediarios y se establece una venta directa con productos que, en una gran parte, tienen Denominación de Origen, como las carnes de Guadarrama, las verduras de Villa del Prado y los vinos de Navalcarnero y de San Martín de Valdeiglesias…

Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid.
Pº de la Puerta del Ángel, 4.

Recinto Ferial de la Casa de Campo
91 463 81 50/91 463 57 05
Horario: 11:00h a 15:00h y de 17:00h a 20:00h.
Metro Lago
Entrada: gratuita

Contraluz

Si en una coctelera unimos Juan Gatti, el Canal de Isabel II y un deposito de agua elevado de principios del siglo XX, tenemos una de las exposiciones mas refrescantes de este invierno en Madrid.

Fotografía y diseño gráfico se unen en esta muestra de la extensa obra de Juan Gatti (Buenos Aires, 1950) en la que se hace un recorrido a través de sus 30 años de trabajos: portadas de discos, carteles de cine, fotografía de moda…
Gatti ha colaborado con los directores de una gran parte de los últimos éxitos del cine español: Fernando Trueba, Alex de la Iglesia, Gonzalo Suárez… Pero su relación mas fructífera ha venido de la mano de Pedro Almodóvar: Átame, Kika, Tacones lejanos, La flor de mi secreto, Hable con ella, Volver…

 

Junto a este significativo extracto del mundo del cine se recoge una selección de su labor como fotógrafo a través de sus trabajos para diseñadores como Sybilla o Jesus del Pozo y para revistas especializadas, como Vogue Italia, de la que fue director.

 

Esta retrospectiva ocupa la planta baja del edificio. A medida que subimos vamos descubriendo y sorprendiéndonos con su obra más personal: Una serie de 40 fotografías de gran formato, en blanco y negro, que empapelan el espacio con sugerentes imágenes a contraluz.

Como en los cócteles, la guinda la dejamos para el final. Subiendo a lo más alto del edificio llegamos al antiguo depósito metálico de agua, donde se proyecta en un chill-out un montaje audiovisual con las imágenes de su trabajo.

Contraluz. Hasta el 1 de abril. Sala de exposiciones Canal de Isabel II (Santa Engracia, 125). De martes a sábado. Entrada gratuita.

Molinos en Madrid

En plena calle Alcalá, a la altura del metro de Suances, encontramos uno de los pocos ejemplos que hay en Madrid de arquitectura inspirada en la Secesion Vienesa: la Quinta de los Molinos.

En 1925, en una zona alejada del centro y rodeada de explotaciones agrícolas, el arquitecto César Cort y Botí construyó una finca de recreo rodeada por tierras de labor  con un marcado carácter mediterráneo. Tras su muerte y varios años de abandono, fue cedida al Ayuntamiento que la abrió al público durante la década de los ochenta.

La Quinta contiene tres grandes bloques bien diferenciados por descubrir: la arquitectura, el jardín y la explotación agrícola.

En el primer bloque destacan, por un lado, el palacete y la original pista de tenis de inspiración decó y, por otro, las fuentes y albercas de ladrillo ligadas a la tradición española.

El jardín está lleno de rincones con encanto, como la zona del estanque o las terrazas de flores que rodean al palacete. En esta zona se encuentran varios molinos de viento que dan nombre a la Quinta.

Otra de las sorpresas que ofrece esta finca son las tierras de cultivo de olivos y almendros, que se siguen trabajando y explotando manteniéndose fiel al espíritu de César Cort.

Ahora que se acerca febrero merece la pena reservar un poco de tiempo para ir a visitar este tranquilo jardín y disfrutar del espectáculo de los almendros en flor.

Bicicletas

Vaya por delante que no soy un experto ni suelo ir a tiendas de deportes, pero ¿nunca os habéis preguntado por qué suelen ser tan feas? En concreto hablo de las de bicicletas ¿Responde esa estética tan concreta a una técnica de marketing que desconocemos? ¿O se debe simplemente al mal gusto de los propietarios motivado por algún gen hereditario?

Por suerte, hay emprendedores que han sabido ver mas allá del mundo Decathlon y han apostado y arriesgado por una nueva forma de ver el negocio de las bicicletas, “otro mundo es posible”.

En la calle Alameda número 10, en pleno barrio de Huertas, se ha instalado la tienda “Dale pedales” cubriendo un nicho de mercado hasta ahora casi inexistente en Madrid. Se dedican a restaurar, transformar, personalizar, reconvertir a piñón fijo, reparar y ajustar cualquier tipo de bicicleta que les hagas llegar (“clásicas, retro o vintage” sic).

Con una estética estudiadamente descuidada han creado un taller para esas bicicletas de cuando éramos niños.

La primera guardería

Cada vez estoy más convencido de que  todo está ya inventando, simplemente que ahora se le da otro barniz. ¿Quien pensaría que el concepto de conciliación de vida laboral y familiar es una idea decimonónica?

Reina María Victoria

Un ejemplo de una de las primeras actuaciones encaminadas a facilitar que las mujeres pudieran conciliar trabajo y familia es la creación de la primera guardería. Inaugurada en 1872, es el primer centro de este tipo creado en Madrid y en España. Bajo el patrocinio de la Real Casa, la reina María Victoria dal Pozzo della Cisterna “La Virtuosa”, esposa del rey Amadeo I, fundó el Asilo de Niños de Lavanderas.

Esta guardería estaba situada en frente de la Estación del Norte, en plena Glorieta de San Vicente, muy próxima a las riberas del Manzanares donde se encontraban los lavaderos de la Villa. En este asilo las lavanderas podían dejar a sus hijos menores de 5 años para que fueran atendidos por las Hijas de la Caridad, mientras ellas trabajan. En la guardería se les cuidaba, educaba y alimentaba.

Durante la Guerra Civil la guardería fue destruida y no fue hasta la decada de los años cuarenta cuando la Dirección General de Regiones Devastadas, sobre terrenos cedidos por el Ayuntamiento, contruyó el nuevo edificio, sito en la esquina entre el Paseo Imperial y el Paseo de Pontones, también en una zona próxima a la ribera del Manzanares. A partir de entoncés pasó a llamarse Albergue María Cristina y dependía de la Dirección General de Beneficiencia y Obras Sociales del Ministerio de Gobernación. 

Con el paso del tiempo y los avances tecnológicos la profesión cayó en desuso, desapareciendo también la guardería. En su lugar hoy está la sede central del IMEFE y Casas de Oficios.

Utopía

utopía o utopia.
(Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe). 1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

En el Teatro Español, del 15  al 30 de diciembre, está programada la obra Utopía. Según la información publicada en la web oficial Utopía es en su esencia, el título de una danza poetizada que se estructura en ocho partes (o versos) que convocan poemas de Larbi el Harti, Neruda, Benedetti, Machado y Baudelaire. Poemas que ahondan sobre la solidaridad, el compromiso, el exilio, la fugacidad de la vida, la pequeñez de los hombres en un cosmos indiferente a sus miserias y grandezas, y -ahora más que nunca- sobre la necesidad de la imaginación y el idealismo como motores necesarios para el cambio. Está la esperanza incombustible de Don Quijote. Y está también el espíritu de otros autores que han acompañado a María Pagés en el proceso. Autores como Gilbert Durand, Gaston Bachelard, Jean Chevalier y Alain Gheerbrant.

Después de leer esto la pereza me puede, me invade. Suena pretencioso, muy pretencioso. A pesar de ello, tengo que reconocer que es un buen espectáculo, aunque no he logrado ver por ningún lado la fugacidad de la vida, el compromiso, el exilio… 

Lo que si he visto es a una gran María Pagés acompañada de 7 bailaores y otros tantos músicos, con un vestuario horrible, en un espectáculo de corte flamenco al que ha añadido unas pinceladas de danza contemporánea, sobre todo en las complicadas coreografías, para homenajear al arquitecto Oscar Niemeyer. Para ello, ha incorporando en algunas piezas ritmos brasileños sobre letras del mismo arquitecto. El resto del homenaje no supe verlo…

Aunque el principio tiene un momento soberbio cuando María baila “Diálogo” a contraluz, enfundada en un pantalón negro, pierde un poco de intensidad en la preciosa y estética pieza en la que, acompañándose de un gran vestido de gasa roja (imagen de Utopía), interpreta “Conciencia y deseo”, una gran idea pero que da mucho más de si.


Personalmente, creo que una de las mejores partes de Utopía es “Camino rojo”, donde las bailaoras se lucen y seducen con sus abanicos. Una pieza alegre, amena, optimista.

A partir de este momento el espectáculo va ganando fuerza para terminar con un fantástico número en el que María Pagés llena el escenario bailando con una gran bata de cola blanca, aleteando como una alondra, al ritmo del poema “Elevación” de Charles Baudelaire. Un final evocador.

Viriato, Viriato, fue…

Siguiendo con la serie de calles y personajes ilustres, hoy toca el turno a Viriato.

Viriato (muerto en 139 a. C.) fue un caudillo hispano (Portugal y España se disputan su lugar de nacimiento) que hizo frente a la expansión de Roma en Lusitania, territorio que comprendía el actual sur de Portugal y buena parte de Extremadura y sur de Castilla-León.

 

Roma, cansada de las humillaciones y derrotas a las que le sometía el caudillo lusitano, ideo un plan para acabar con Viriato. Por medio de un pretexto vano, se convocó a una embajada lusitana en territorio romano, donde se le ofreció a los 3 embajadores y lugartenientes de Viriato (Audax, Ditalco y Minuro) una suculenta recompensa a cambio de la cabeza de su jefe. Como por diñero el perro baila, terminaron asesinando a Viriato mientras dormía. Días después, cuando fueron a Corduba, para reclamar el pago de su recompensa, el cónsul Servilio Cepio ordenó la ejecución inmediata de los tres embajadores, espetándoles a la cara la frase inmortal “Roma no paga a traidores”.

 

Personalmente, me gusta mucho más la historia que se inventó Ramón López-Montenegro y de Frias Salazar

EXAMEN DE HISTORIA

-¿Don Lucas Prada y Regato?
(Se aproxima un mozalbete)
……………………………
A ver, lección diez y siete.
Viriato, ¿quién fue Viriato?

-Viriato, Viriato, fue…
un monarca anglosajón.
Hijo del gran Cicerón
y de la bella Friné.

A la muerte de Tiberio,
en el sitio de Crimea,
Viriato entró en Zalamea
y se encargó del imperio.

Contrajo allí matrimonio
con la princesa lombarda
Mesalina, hija bastarda
de Indívil y de Mandonio.

y, nombrando mariscal
de su ejército a Selín,
derrotó al general Prim
en los campos del Transvaal.

Esto hizo que Carlos V,
con Palafox y Alcibiades,
penetrara en Tiberiades
persiguiendo a Chindasvinto,

y el monarca visigodo
fue vencido en Alcuneza,
donde perdió la cabeza,
que es como perderlo todo.

Mientras tanto, en Palestina,
contáronle algo a Viriato
de su esposa y Mauregato
y repudió a Mesalina;

y, en poco menos de un mes,
firmó en Londres una alianza
con el Duque de Braganza
y un primo de Cabasés,

puso cerco a Port Arthur,
descubrió la Patagonia
y se casó en Macedonia
con “madame” Pompadour.

Lord Wellington que veía
estas cosas con enojo,
quiso cruzar el mar Rojo
y apoderarse de Hungría,

para cuya expedición
contaba con Polavieja,
con Juana la Beltraneja
y con Cristobal Colón.

pero como Abderramán
le debía el califato
a un sobrino de Viriato,
apostó junto a Milán

una escuadra poderosa
al mando de Caracalla,
y les venció en la batalla
de las Navas de Tolosa.

Viriato pagó al califa
tan señalado servicio
dándole un trono fenicio
que le tocó en una rifa,

y luego obsequió a Boabdil,
en los campos de Montiel,
con una casa-cuartel,
para la Guardia Civil.

En esto, la Pompadour,
que se encontraba en Armenia
enferma de neurastenia,
llamó a Tolosa Latour,

y aunque el doctor hizo alarde
de ser hombre diligente
cuando pulsó a la paciente
era demasiado tarde.

Su muerte afligió a Viriato
y le hizo vestir de luto
y hasta crear un tributo
que se llamó “inquilinato”;

y harto de tanta viudez,
dijo a la esposa de Eurico:
“Te llevaré a Puerto Rico
en un cascarón de nuez”

Mas, renunciando a la vida,
fue en un camión de Garruste
al monasterio de Yuste,
donde falleció enseguida.

Ustedes al ver el modo
de expresarse el colegial
pensarán que salió mal…
Pues se equivocan del todo.

Al terminar su “labor”,
dijo el presidente a Prada:
-No está usted conforme en nada
con ningún historiador;

pero, como a mi entender,
de todo cuanto le oí
si no ha sucedido así,
pudo muy bien suceder,

mientras de un modo patente
se demuestra, hay que aguardarse.
Conque puede retirarse
(¡¡y le dio sobresaliente!!).

Por cierto, fijaros en el escudo de Madrid que aparece en la placa de la calle. Otro día os hablaré del dragón alado…

No es tan fiero el lobo como lo pintan

Como dirían mis padres, ya nada es como antes. Todo cambia.

De pequeño el lobo siempre daba miedo, era el malo de los cuentos, el que se comía a la pobre abuela de Caperucita, el que venía a por los niños que no se portaban bien.

Ahora ya no, el lobo es bueno, ¡muy bueno! En la calle San Mateo 28 está la preciosa tienda de niños “Lobo feliz”, donde en menos de 50 metros cuadrados encontramos libros, juguetes, accesorios y objetos de decoración para nuestros peques. Es difícil entrar y no salir sin haber comprado nada, todo llama la atención desde los originales cascos para bicicleta hasta los patucos de peluche para bebes, desde los juegos de ingenio para los más mayores hasta los caballitos con balancín, desde los evocadores móviles del techo a las modernas alfombras… Una pena que no existiera esta tienda cuando era pequeño, cuando el lobo era malo.

Aprovechando la Navidad, la tienda estará abierta todos los días, de 10:30 a 20:30.